RELOJ BOMBA – Un tributo a lo que fue, es y no pudo ser (cuento, 2019)

Image may contain: drawing                                                                         Arte: Monchi Rodríguez

Por las “calles de incienzo” del Viejo San Juan con un Head Injury, empecé a tener la Mente del despistado al ver unos Pitipuas Castigaos con Malas Kostumbres. Luego, por C-Saria salieron unas Masitas de Amor que se matricularon en el Perra’s Mosh School del Velero de Moca. Y Jayson y Pupi de Tamponez Sangrientos llegaron desde el West al Mediokre Punx, a enseñarnos como era la cosa por esos lares. Adentro del show, estaba un pequeño punk de converse color verde, Gianky Moony, junto con Don Vagino, leyendo los Putrefactos Blah Zine.

Tuve un Cigarette Break con “mis botas de skin” puestas en Cafetería La Familia después de ver a High School Psychopaths tocar covers de Screeching Weasel y a Esperma Seca tocar “Richie, el surfer dude”.

Luego, Fridito con tips me acompañó al Estudio de Breín a grabar un demo y allí nos encontramos a Carlton y Bonkers con sus vests de Sam’s que decían ‘Erezit’. También Las Happy Squirrels estaban grabando ‘Defensiva Terminal’ para dedicársela a Guido, que era panita de Juanchi de Toygun, que acababan de tocar ‘Soy Fernando y quiero agua’ en las canchas de tennis de Marista, la noche anterior.

En el weekend me esperaba un festival en el Oeste que tocaba Crisis Existencial y Huesos Secos, y cuando llegué estaban peleando en skate con el cantante de K-pa Prieto. Y esa misma noche, bajamos para Milagros BBQ para un show con Bajo Presión (con su equipo armado de música) y Los Espectros mientras Pupi y Yon Pol discutían por la vez que Yon Pol le quería quitar el parcho de Eskorbuto a Gaby Sux.

Kilín y Florán me invitaron a un show en Irie Club por El Cortijo donde tocaba Brain Nuts y Better than a 1000, pero nuestro pana Javier Congo tuvo que salir por la puerta de atrás porque un caco tetilla le partió un palo de billar en la cabeza. Justo ese mismo día habíamos ido a moribugear a El Único en su guagua blasteando el ‘Group Sex’ de los Circle Jerks.

Era la época de Las Justas y llegamos al pueblo de Ponce y entre la muchedumbre y el bullicio, había un pequeño club donde parecía que tocaban bandas de punk. Distorción Rebelde y Los Discípulos de Chagua estaban en tarima, mientras Chepi Kabezudos con pelo largo encoletado y una camisa de Rancid los observaba desde el público.

Nos piramos para San Juan al otro día y le caímos al Gran Café en Rio Piedras, donde tocaba Lopodrido, haciendo una mini obra antes de su set. “Amor te quiero, sin ti no puedo”, le decía un muchacho a su novia mientras recordaba que en su casa tenía un fanzine Boricuas Bestiales que había comprado en Visual Arts en Condado y un cd de Burning Face, que le regalaron en Finyl Vinyl.

En el mismo Viejo San Juan, corría skate el corillo del Tótem, donde Sata le enseñaba un cassette de cuarta generación de Eskorbuto a Rico y Juanma Kano. Que se pompeaban y le enseñaron las buenas nuevas a sus panitas, Lácteos Jabaos, que tenían su cassette release bajo el sello Anaconda Records, de los Cojoba esa misma noche. Terminaron su set en el Irie Club, con su tema “Nada volverá a ser como lo era, lo era antes”.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.